ENCUENTRO DE TRABAJADOR@S CETIEN 2021

Un espacio para compartir, aprender y  reflexionar sobre nuestras condiciones laborales, fue un espacio de conocimiento de si mism@, en encuentro contigo y tus circunstancias.

Como familia CETIEN podemos caminar y avanzar juntas y juntos en la exigencia de nuestros derechos humanos laborales.

Gracias a tod@s por participar, por alzar sus voces y querer un mundo más justo.

Ahora en mayo del 2021 estamos cumpliendo 14 años en la defensa de los derechos humanos laborales, ha sido un camino difícil de andar, pero con compañeros y compañeras de lucha muy comprometid@s hemos llegado hasta aquí. Hay mucho trabajo por hacer por eso seguimos encontrándonos en espacios para organizarnos y formar alianzas y estrategias para exigir nuestros derechos y justicia laboral.

“POR UN TRABAJO DIGNO Y ESTABLE”

1ro Mayo día internacional de las y los trabajadores

El origen del Día del Trabajo se remonta a 1886 con la huelga sindicalista que aconteció en Chicago. Este sábado, 1 de mayo de 2021, se celebra el Día del Trabajador en prácticamente todo el mundo. Una jornada muy reivindicativa y pilar fundamental del movimiento obrero durante la Revolución Industrial.

A pesar que han pasado muchos años la clase trabajadora sigue luchando por sus derechos laborales, por que se le trate dignamente y en Jalisco salimos en CETIEN a exponer las condiciones en las que trabajan miles de obreros y obreras en los pisos de producción así como a exigir que se nos respeten nuestros derechos laborales que están en nuestras leyes mexicanas.

#Bastadeacososexual

#Noaladiscriminacióndegénero

#Exigimossalariosdignosysuficientes

#Respetoanuestrempleodignoyestable

FUERA LAS AGENCIAS DE SUBCONTRATACION (OUTSOURCING).

FUERA LOS ACOSADORES DE LAS EMPRESAS

BASTA DE TRATO INDIGNO Y DISCRIMINACIÓN

“POR UN TRABAJO DIGNO Y ESTABLE SEGUIMOS EN LUCHA”

La subcontratación laboral (Outsourcing) y sus consecuencias.

Esta forma triangular de contratación de personal para las empresas ocasiona que las y los trabajadores se vean y se sientan como trabajador@s de segunda. Al ser subcontratado por una de las tantas agencias que conocemos en nuestro estado sabemos que recibimos menos prestaciones, menos salario, discriminación, robos a los pagos de IMSS e INFONAVIT y muchas veces malos tratos. Las agencias de subcontratación violan por si mismas la dignidad de las y los trabajadores que subcontratan para las empresas, solo estén mediando en esta contratación para que las empresas evadan responsabilidades al momento de pagar salarios, prestaciones, liquidaciones, utilidades y algunos prestaciones como el fondo de ahorro y más.

!Basta de las agencias de subcontratación, es necesario que desaparezcan!

Aquí en estos carteles te decimos como roban y quitan la oportunidad a una mejor calidad de vida a la clase trabajadora.

Vacaciones estancadas
Despidos sin la adecuada liquidación
No pagan utilidades

La subcontratación traiciona a la clase trabajadora.

Por sí misma la existencia de la subcontrtacion (OUTSOURCING) es una de las peores formas de dañar a la clase trabajadora, empezando por ir en contra de nuestro derecho a un EMPLEO ESTABLE, pero es más que eso pues daña varios de los derechos que tenemos las y los trabajadores subcontratados como las vacaciones.

Infórmate te recomendamos estar al tanto de tus derechos laborales.

Reporte de Investigación 133: Resultados del Cuestionario sobre las condiciones laborales de los trabajadores de la salud en México durante la pandemia por el Covid-19

Introducción

El cuestionario sobre las condiciones laborales de las/os trabajadoras/es de la salud en México durante la pandemia por el Covid-19 se levantó mediante el sitio web del Centro de Análisis Multidisciplinario de la UNAM[1] ( cam.economia.unam.mx ) entre el 7 y el 17 de agosto de 2020. El principio fundamental de este cuestionario se basa en la idea de que son las/os propios trabajadoras/es quienes de primera mano pueden informar sobre sus condiciones laborales, y que, en particular, son las/os trabajadoras/es de la salud quienes conocen mejor y de manera directa el impacto que la pandemia ha tenido y está teniendo, porque son ellas/os quienes han estado en la primera línea y siguen dando la batalla, aún con los problemas que enfrentan diariamente, es decir, con las precarias condiciones laborales, con los escasos recursos y los factores internos y externos que se presentan en el centro laboral del que forman parte.

Los resultados no constituyen un muestreo probabilístico, sino un ejercicio de visibilización y conocimiento científico a partir de la voz de las/os trabajadoras/es de la salud, porque son ellas y ellos quienes se enfrentan a la enfermedad y que, a pesar de ello, solo en pocas ocasiones se les ha preguntado sobre su diagnóstico y sobre la forma directa y cotidiana con la que encaran la pandemia desde sus lugares de trabajo.

Debido a su extensión, este Reporte de Investigación 133 del CAM se dividirá en dos partes. En esta primera parte se presentan las respuestas que proporcionaron las/os trabajadoras/es en el cuestionario, ya que los datos hablan por sí mismos y se acuerpan en múltiples y justas demandas que entrelazan los caminos del sector salud. En la segunda parte -que será publicada próximamente- se abordará el análisis y las interpretaciones de estas respuestas, ya que esta tarea implica retomar un esquema multidisciplinar e interdisciplinar debido a la magnitud de las problemáticas aquí publicadas.

En síntesis, no basta curarse en salud nombrando como héroes o heroínas a las/os trabajadoras/es del sector de la salud, ni rendirles homenajes póstumos, pues esa denominación sólo sirve para ocultar la irresponsabilidad por las condiciones de precariedad en que el personal ha laborado desde hace años y cómo éstas se han incrementado; por ello es importante evidenciar el costo de la desatención a este sector, porque ellas/os han enfrentado la pandemia con sus recursos y con su trabajo ético, e incluso con su vida o la de sus familias. El objetivo del discurso oficial ha sido en todo momento, esconder la manera en que se han desarrollado las instituciones del sector salud y no es porque las/os trabajadoras/es de dicho sector no estén haciendo una labor imprescindible, esencial e impresionante para contener la pandemia, sino porque estos últimos han arriesgado mucho su salud y su vida tras haberles depositado prácticamente toda la responsabilidad, mientras que los responsables del sector salud únicamente se dedican a dar conferencias confusas, mentirosas e irresponsables. En lugar de proteger su integridad física y mental (imprescindible para su desempeño laboral e imprescindible como derecho laboral) se prefirió ahorrar presupuesto, lo cual refleja sus verdaderas prioridades.

Detrás de la amplificación en los medios oficiales de la estrategia gubernamental para la contención de la pandemia está la reducción de las voces de quienes directamente han estado atendiendo la misma. Este contraste de realidades, entre lo que oficialmente se difunde y lo que reportan las/os trabajadoras/es de la salud podrá corroborarse en la mayoría de las respuestas de este reporte.

El cuestionario está dividido en 3 secciones, como se puede apreciar en la tabla siguiente:

Las secciones anteriores tienen el objetivo de separar respuestas que atañen a trabajadoras/es en lo individual, de aquellas circunstancias que tienen que ver con los lugares de trabajo, los cuales a su vez se encuentran transversalmente presentados dependiendo si son del sector público o del sector privado. Con lo anterior hacemos también diagnósticos diferenciados ya que en muchas ocasiones una persona puede estar trabajando en más de un lugar, y a su vez uno de esos lugares en el sector público y otro en el sector privado.

La sección “Condiciones Laborales” fue contestada al menos una vez por cada persona que respondió el cuestionario. Cuando la persona contestaba que trabajaba en más de un lugar, el cuestionario le permitía responder por cada lugar de trabajo, así en la primera ronda se indicaba que contestara sobre aquel lugar que considerara el más importante, y al término de la sección se le preguntaba si quería y podía contestar sobre su segundo lugar de trabajo. Este ciclo podía repetirse dependiendo el número de lugares en los que contestó trabajar en la sección “Datos generales” y en su disposición de tiempo. Por esta razón se recopiló información de 4,064 trabajadoras/es y 4,281 lugares de trabajo. Estos son los totales considerados en las secciones, los cuales pueden variar dependiendo de si la pregunta tuvo algún condicionamiento en su aparición, por ejemplo, aquellas que sólo se le preguntaban a quienes se dedicaban al manejo de pacientes Covid. En cada caso, en los subtítulos de las gráficas se indica el número total al que aplica el porcentaje presentado.

La mayor participación en este cuestionario se identifica con el género femenino (77% del total), la mayor participación por lugares de trabajo proviene del sector público (91% del total), las ocupaciones más reportadas en el total de lugares son las de personal médico y de enfermería (80% del total). De los lugares evaluados, el 58% de las respuestas provienen de quienes se encargan directamente de la valoración y/o manejo de pacientes Covid.

Las tendencias generales apuntan a que, aunque tanto en el sector público como en el privado no son suficientes los insumos y el personal para atender la pandemia, en el sector público hay condiciones aún más precarias. Lo anterior trae como consecuencia que, entre el personal que se llega a infectar de Covid-19, haya una marcada diferencia en las afectaciones durante el desarrollo del padecimiento así como en la gravedad de las secuelas, las cuales son más desfavorables para trabajadoras/es del sector público. Estas tendencias también se preservan en el número reportado de compañeras/os de trabajo fallecidas/os por Covid-19, así como la mortalidad entre pacientes intubados. En esta sección también se muestra cómo se han extendido las jornadas laborales y la intensidad de las mismas sin que sean acompañadas por aumentos proporcionales de los ingresos.

En la sección “Opinión y otros datos” se documenta la percepción de las/os trabajadoras/es sobre el actuar del gobierno y sobre las cifras difundidas oficialmente sobre la pandemia. También se documentan los gastos en los que incurren de sus propios ingresos ante la falta de materiales de protección, su conocimiento sobre programas de indemnización para ellas/os y sus familias, así como las acciones que realizan para complementar sus ingresos (88% reporta que no les alcanza su salario) recurriendo a segundos trabajos, al comercio informal, a apoyos familiares o endeudamiento. En esa sección se muestran los niveles de discriminación a las que está sujeta la población que trabaja en el sector salud.

El cuestionario concluye con la valoración que las/os trabajadoras/es hacen sobre el desempeño del gobierno federal en el manejo de la pandemia, en marzo a inicios de la jornada nacional de sana distancia, contrastando con los inicios de la nueva normalidad en el periodo en el que se levanta el cuestionario, pasando de regular a muy mala las respuestas reportadas con mayor frecuencia en sus casos respectivos.

Cuando se elaboró este cuestionario, en agosto de 2020, en la sección de opinión se les preguntó “Sobre un posible rebrote del Covid-19, ¿Piensas que los trabajadores de la salud podrán enfrentar dicha situación con las actuales condiciones laborales?” y el 70% contestó que no. En ese momento manejamos el término “rebrote”, pero al consultar a especialistas nos corrigieron señalando que en México debería utilizarse el término “repunte” ya que no habíamos llegado a un descenso de la curva que cubriera el acumulado del 90% del total de contagios proyectados. En el reporte de investigación que constituya la segunda parte de este tema detallaremos más sobre el análisis de previsiones estadísticas respecto a la pandemia, así como opiniones expertas desde otras disciplinas.

Finalmente, nos interesa concluir esta introducción señalando que la intención fundamental de esta investigación fue darle voz a los que realmente la merecen. Los debates sobre esta pandemia en los grandes medios de comunicación y en las oficinas de gobierno se han centrado en lo más superficial, en lo más aparencial, en lo que el poder quiere que sea la gramática sobre la que todos y todas se centren y no se salgan de ahí.

En este esquema los trabajadores no son trabajadores y no tienen derechos, quieren ser disfrazados de héroes, aquellos que se enferman, desfallecen, mueren, pero que son muy útiles para hacer ideología sobre su vocación.

Sin embargo, más allá de la vocación, el problema real se ubica en las condiciones laborales de esos trabajadores. Una de las bases de la ideología conservadora es despreciar o devaluar, el papel y la importancia del trabajo. Nuestro espacio de trabajo e investigación se ha caracterizado por buscar ubicar en su lugar la importancia del trabajo y de los sujetos que lo desarrollan. Quisimos que hablaran los trabajadores, que nos contaran su experiencia, que nos explicaran su visión sobre lo que sigue.

Decimos lo anterior en tanto lo que se avizora en el futuro de nuestro planeta es una espiral de crisis – pandemias – deterioro ambiental – destrucción de pueblos originarios – sobreexplotación – hambrunas – reforzamiento de la sociedad vigilada – racismo – homofobia – feminicidios – crisis – pandemias…

De los que hoy, con condiciones de trabajo completamente adversas, han salido a defender la vida contra un sistema de muerte, se encontrará una parte muy importante de la respuesta.

Puedes consultar el documento completo a continuación o descargarlo dando clic aquí.

o aquí 🙂

Haz clic para acceder a Reporte-133-Resultados-del-cuestionario-sobre-las-condiciones-laborales-de-los-trabajadores-de-la-salud.pdf

Jalisco: trabajadoras organizadas enfrentan abusos de las maquilas

Cuando supieron que las empresas para las que trabajan en Jalisco planeaban suspender la aportación del Fondo de Ahorro ante la contingencia sanitaria por covid-19, el rumor se esparció por Sanmina, Jaibil, Flex, Usi Sur, Continental, en todas sus sedes. Las trabajdoras tenían que organizarse para cuidar sus derechos

Por Jade Ramírez-Cuevas / Perimetral

Foto: Especial

JALISCO.- Cayeron los mensajes para alertarse. Ya antes, que no hubieran parado las maquiladoras del corredor industrial en El Salto y Periférico sur, cuando el gobierno estatal adelantó el confinamiento, fue una señal de que las violaciones a sus derechos laborales vendrían en cascada.

Peor cuando circuló la advertencia de Sanmina de México S.A. de C.V., una empresa que ensambla cables y arneses para la industria de las telecomunicaciones y cuya producción total es para el mercado de Estados Unidos, la Coalición de Extrabajadoras y Trabajadores de la Industria Electrónica Nacional (Cetien), alertó que eso implicaba que dejarían de pagar prestaciones.

Cetien es una agrupación que defiende y promueve derechos laborales, y concientiza sobre los abusos de empleadores.

Lleva 13 años constituida como una alternativa de asesoría y acompañamiento de casos y continuamente pone de cabeza a las empresas maquiladoras en Guadalajara; no nada más ayuda a sacar cálculos en las liquidaciones, también ha visibilizado el acoso y hostigamiento sexual de las empleadas de la maquila.

Cuando desfilan o marchan, las trabajadoras lo hacen ocultando su rostro, pues son blanco de ataques. Exponen el cuerpo e incluso han recibido represalias por defender los derechos dentro de las empresas en las que trabajan. 

Conocen desde adentro el sistema de abusos y lo han expuesto incluso ante el Grupo de Trabajo de Naciones Unidas sobre Empresas y Derechos Humanos, en su paso por Guadalajara, en 2015.

Amapola López es la vocera de la Coalición. En entrevista, cuenta que además de no mantener la sana distancia en “línea” de producción, en estos meses se les multiplicaron las llamadas de asesoría y apoyo, sobre todo cuando de los rumores pasaron a memorándums que advertían de crisis financieras que obligaban a recortes.

La organización comenzó a llevar el cálculo de daños: primero los casos positivos de covid-19, después los que comenzaron a presentarse en las fábricas y después de los que ya no se volvieron a ver. También, las liquidaciones irregulares. 

«La verdad incrementó (la demanda de asesoría). De por sí hay una sistematización de violación de los derechos laborales de esta industria desde antes de la pandemia, pero con la pandemia se volvió muy agudo porque sí, bajaron su producción», cuenta.

«Las empresas realmente tienen mucha gente, no se puede llevar a cabo la sana distancia y hay áreas donde todavía la gente está muy junta: las entradas y salidas, checador, comedores, baños. Las empresas decían que habían tomado las medidas, pero no era suficientes».

En una primera etapa, cuenta la vocera de la agrupación, los descansos eran para las personas más vulnerables. Pero después modificaron las dinámicas poniendo en riesgo a las mujeres, al cambiarles de turno y modificar rutas de transporte. Eso obligaba a cientos de trabajadoras a caminar de madrugada a su domicilio.

«Las empresas violaron derechos respaldándose en la pandemia, lo que menos querían hacer es perder sus ganancias, porque si estaban perdiendo, pero lo estaban pagando los trabajadores y trabajadoras, la mayoría son mujeres en este sector. Entonces, les empezaron a quitar prestaciones lo más que podían», narra la vocera.

Antes de entrar a los meses críticos de la pandemia en Jalisco, de mayo a septiembre, se supo que 30 por ciento de las trabajadoras de una planta de Jaibil -también maquiladora de electrónicos- fue despedida.

Directivos de la empresa se negaron a responder preguntas de PERIMETRAL. Tampoco hay respuestas en su sitio web: no se explica el protocolo que siguieron, si aplicaron pruebas o dónde se da la primera atención sanitaria.

Un memorándum insensible

Cetien ayudó al grupo de técnicos, supervisores e ingenieros a una acción concreta: correr el rumor de inconformidad para, literalmente, animarse a exigir que no se suspendiera el derecho laboral del Fondo de Ahorro.

El memorándum al que tuvimos acceso revela que, en contra de la Ley Federal del Trabajo, a trabajadores y empleados de la maquila se les canceló el Fondo de Ahorro varios meses.

«En Samina, les decían que, como ganaban un poquito más, tenían que pagar lo de los operadores de producción que estaban en sus cosas, por ser grupo vulnerable. En el Fondo de ahorro la empresa pone el 50 por ciento para al final cuando se los dan a fin de año, que es cuando se los dan. Los hacían firmar a fuerza, con la amenaza de despedirlas. Y pues a las trabajadoras si les daba miedo quedase sin trabajo, con la pandemia y la situación tan incierta»

Aunque suena fácil exigir un derecho ya ganado, lo que una trabajadora o empleado se juega al articularse con otras personas es, literalmente, la permanencia. En el caso de Sanmina, cuando vieron las primeras juntas de celdas o líneas de producción, comenzaron a despedir quienes tenían una marca en su historial por faltar o llegar tarde.

Los motivos reales de las empresas que pararon

La vocera de la Coalición que edita el periódico Voz Obrera explica la natural disyuntiva para aceptar los atropellos.

«Lo que nosotros decíamos es que no eran esenciales, como alegaban las empresas. Hay diferentes líneas de producción y se amparaban en que hacían telecomunicaciones y productos médicos. Pero las empresas, las naves tan grandes, muchas líneas de producción no eran realmente de productos esenciales, algunas cuantas sí, pero las empresas realmente no pararon nada, aunque no fueran esenciales, a menos que no tuvieran ya pedidos», explica la vocera.

«Es decir, se paraba porque no tenían los componentes chinos, porque en China sí paró, y no tenían componentes o porque el cliente se fuera, pero porque protegieran al personal, no lo hicieron. A las de Samina les dieron una carta por si las detenían que decía que ellas trabajaban telecomunicaciones y productos esenciales, y las trabajadoras decían pues sí, yo estoy trabajando en hacer microhondas».

Las empresas no fueron transparentes respecto a la pérdida financiera por la pandemia; incluso advertían que contaban con el respaldo de la Secretaría del Trabajo y Prevención Social  y la Secretaría de Economía. 

Como pasó con el caso de la empresa de calzado Stfemary, durante 9 meses de pandemia, la Junta Local de Conciliación y Arbitraje ha sido, por lo menos, omisa.

Open Door, el último recurso de la clase trabajadora

Públicamente y en lo local, directivos de la industria maquiladora, mantienen relaciones que les permite limpiar su nombre. No por nada Jalisco es un paraíso para la inversión extranjera y, sobre El Salto y Juanacatlán, donde está el corredor de mayor volumen como mayor responsable de la contaminación del río Santiago, la cuenca de Latinoamérica más contaminada. Pero cuando los reclamos suben o escalan a lo máximo de la corporación, se prenden los semáforos en rojo. 

Aunque Jaibil paró meses después de iniciada la pandemia, los demás continuaron con el argumento de ser una actividad esencial.

Para el toque de queda que decretó en abril el gobernador Enrique Alfaro por el que nadie que no justificara su tránsito esencial no podía andar en las calles, las oficinas de Recursos Humanos en la industria electrónica se prepararon falseando información.

Ampola López nos contó la segunda acción directa de empleadas y trabajadoras:

«Hay otra acción que se llama Open Door, que es mandar la queja a los directivos pero a nivel global. La empresa dice que si sabían que estaba pasando y que iba a revisar el caso. Cuando empezaron a ver los compañeros que si se podía, lo empezaron a meter más y sí se regresaron el Fondo de Ahorro, pero a todos».

Con esa pequeña victoria, las trabajadoras saben que es posible dar la batalla, aun en las condiciones adversas que provoca la pandemia. Pero es una lucha de todos los días. Cetien ayuda haciendo los cálculos para definir si una liquidación es o no justa, o está en los márgenes de los derechos, tomando en cuenta cinco elementos: el salario actualizado, la antigüedad, las vacaciones, el aguinaldo y la prima vacacional. Como cada caso es distinto, lo que la coalición hace es organizar talleres y volantear folletos informativos.

Este trabajo fue realizado por el equipo de PERIMETRAL con el apoyo de Fondo Semillas.

Aquí puedes consultar la pubicación original.

Jalisco: trabajadoras organizadas enfrentan abusos de las maquilas – Pie de Página (piedepagina.mx)

Jade Ramírez

Enfocada a la cobertura de temáticas sobre derechos humanos, conflictos socio-
ambientales y cultura. Ha sido premiada por la Bienal Internacional de Radio en la
categoría de Radioarte, Radio Indigenista, Mesa de Análisis y Debate; finalista del Premio Fundación Nuevo Periodismo en 2007 y 2009. Obtuvo el Premio Internacional de Periodismo Rey de España por el reportaje “La Discriminación vuela por Avianca”, también en 2009. Actualmente escribe para medios digitales y realiza reportajes para la radio y televisión universitaria en Jalisco.

COVID, TRABAJO Y CONFINAMIENTO

LAS EMPRESAS HAN ESTADO DE UNA Y MIL FORMAS LLEVANDO ACCIONES PARA NO PERDER EN ESTA CRISIS POR EL COVID -19

La crisis que la paguen los que menos tienen y las empresas, autoridades laborales y sindicatos pisoteando a la clase trabajadora. Las autoridades laborales brillan por su ausencia o respaldan a los empresarios, pues en ésta semana en FLEX se despidieron personas vulnerables aproximadamente 4 mil personas de este grupo y se respaldaron según decían en LA JUNTA DE CONCILIACIÓN Y ARBITRAJE para que diera Fe de que estaban despidiendo legalmente.

Los sindicatos que su existencia tendría razón de ser en la defensa de las y los trabajadores simplemente no están, brillan por su ausencia, aunque parece que está de más decirlo el sindicalismo dentro de la maquila defiende al patrón.

Cada una de las empresas con sus estrategias pero acciones muy similares han estado violentando los derechos de las y los trabajadores. Derecho a un empleo estable, a la salud, eliminan prestaciones como el fondo de ahorro, cambian turnos y días de descanso y bajan el salario y despidos.

Esto ha ocurrido de diversas formas, en FLEX bajaron el salario a las personas vulnerables puesto que mencionaban que como no estaban laborando sino en sus casas en cuarentena no era posible pagarles y les quitaron vacaciones, prestaciones y salario al 60%.

Lo que ahora hace SANMINA es bajar al 50% el salario de las personas vulnerables además de eliminar sus prestaciones, misma acción que llevo anteriormente FLEX.

Cabe mencionar que ninguna empresa de la Industria Electrónica ha parado durante la pandemia a pesar de no ser esenciales. Un trabajador del grupo vulnerable de SANMINA preocupado por el descuento pide que le dejen trabajar pues no podrá sobrevivir con esta reducción, pues dice que le rebajan Infonavit, Fonacot y no le importa ser vulnerable y salir al trabajo, pues si no muere por COVID lo hará por hambre.

Esta es la nomina, es una burla lo que nos están haciendo, si el COVID no nos mata el hambre no va a tardar en hacerlo, eso quiere SANMINA matarnos de hambre y lo peor es que no podemos hacer nada más, tampoco buscar trabajo ya no nos dan por tener alguna enfermedad crónica.

Trabajador vulnerable de Sanmina

Es muy complicada la situación para muchos trabajador@s que viven en esta situaciones por la crisis y las instituciones como INFONAVIT Y FONACOT no paran de cobrar ni hacen reducciones así como las empresas ni tardadas ni perezosas si lo hacen. En redes hay comentarios de indignación sobre esta situación y una trabajadora comenta que a ella le quedan en total $315.77, otra con $400 y al final tendrán que ver como sobrevivir hasta que la empresa les hable. También podemos percibir comentarios negativos porque se ven prestamos de Fonacot en la nómina, esto indica el individualismo, la falta de empatía y falta de visión crítica al sistema para entender que quien trabaja en estas empresas gana poco y para sobrevivir lamentablemente recurre a las distintas formas de préstamos o deudas de las modernas tiendas de raya, al sistema de apoyo de vivienda para los trabajador@s que les endeuda toda su vida.

Esto es la cruda realidad de un trabajador que trabaja en la maquila, que esta enfermo y a duras penas paga su casa-huevito de INFONAVIT.

SALARIOS AL 50%

Compañer@s de la industria electrónica, nos han llegado varios testimonios sobre las violaciones que se han llevado en los últimos días contra la clase trabajadora de estas empresas (JABIL, FLEX, SANMINA, CONTINENTAL, BENCHMARK, ETC.), es necesario que tengan en cuenta algunas recomendaciones para que estén preparad@s contra los abusos que se están cometiendo  en estos tiempos de Covid-19:

  1.  El derecho a la salud es un derecho humano y ninguna empresa puede despedirte por ser una persona vulnerable contra la enfermedad, por orden de nadie.
  2. Las empresas no son autoridad laboral, no pueden obligarte a firmar una renuncia, un despido y ni siquiera un convenio.
  3. Estas en todo tu derecho de demandar para conservar tu empleo, tu salario y tus prestaciones, nadie puede obligarte a renunciar a lo que es tuyo por derecho.

Compañeros durante este año ha quedado claro que ni el gobierno ni los sindicatos velan por nuestros intereses como trabajador@s, es momento de organizarnos para exigir que nuestros derechos sean respetados.

Si no estás de acuerdo asesórate es tu derecho y no firmes nada.

En CETIEN estamos para apoyarte.